Uso e interpretación correcta del indicador técnico oscilador de volumen

Oscilador de volumen

El oscilador de volumen es un indicador que ofrece la diferencia entre dos medias móviles, pudiendo ser expresada en puntos o porcentajes. Cabe destacar que el fin es determinar si el volumen de negociación sube o baja. Asimismo, cuando el valor del indicador es mayor a cero indica que en el corto plazo el volumen ha aumentado, ya que la media de largo plazo ha sido cruzada por la de corto plazo. Cabe destacar que también existe la opción contraria.

El oscilador de volumen es una herramienta que podría ayudar al inversor a conocer si el movimiento, ya sea alcista o bajista, va a acompañado de volumen o no.

Herramienta importante para los traders que operan en el corto plazo

Una de la parte más importante del análisis técnico es el volumen, que indica la negociación de acciones que se ha llevado a cabo entre los inversores durante un periodo de tiempo seleccionado. Cabe destacar que los aumentos o retrocesos en el volumen sirven de gran ayuda para el trader. Concretamente, existen los osciladores de volúmenes, que nos ayudan a descifrar por qué suben o bajan los niveles en el indicador.

Asimismo, es una herramienta que facilita conocer la intención de los inversores del mercado, donde puede fluctuar la cotización y cuál es la fuerza real que tiene el movimiento. También nos ayudan a seleccionar puntos de entrada o salida, dependiendo de si sube o baja el volumen, consiguiendo obtener beneficios en el corto plazo.

Formación: ¿qué parámetros se utilizan para crear el indicador?

Para poder formar el oscilador de volumen, es necesario crear una diferencia entre dos medias móviles que sean exponenciales referentes al volumen para poder involucrar diferentes períodos de tiempo. Cabe destacar que la principal idea es poder llegar a mostrar cómo fluye el volumen a través de los diferentes activos cotizados y cómo afecta directamente a los precios en un período de tiempo corto o un período de tiempo largo, dependiendo del tipo de inversor.

En resumen, para poder formar el oscilador de volumen hay que utilizar la diferencia entre dos medias móviles de volumen y determinar si la negociación total de la tendencia es creciente o decreciente.

¿Cuáles son las interpretaciones más básicas del oscilador de volumen?

La interpretación del oscilador de volumen es realmente sencilla, siendo una herramienta de enorme importancia en la vida del inversor o del especulador. Asimismo, cuando el indicador cruza por encima del nivel cero, significa que la media del volumen en el corto plazo ha cruzado hacia arriba la media del volumen del largo plazo, dejando entrever que la tendencia del volumen en el corto plazo es mayor que la tendencia del volumen en un periodo de tiempo más largo. Por el contrario, cuando el oscilador baja del nivel cero, significa que el volumen de corto plazo es menor que el de largo plazo.

Existen varios tipos de interpretaciones, dependiendo de si nos encontramos en una tendencia alcista, en una tendencia bajista o en un cambio tendencial. Por una parte, cuando vemos un gráfico con una tendencia alcista o positiva muy definida en su cotización, deberíamos observar cómo el oscilador de volumen aumenta en las ganancias mientras que los días que hay pérdidas baja, significando que los inversores actúan en días alcistas y no venden en jornadas bajistas. Por otra parte, cuando presenciamos una tendencia negativa o bajista, observamos cómo el oscilador de volumen sube cuando el precio de cotización pierde valor y cómo baja cuando tiene pequeños días de rebote, significando que los inversores venden en días negativos y se mantienen al margen las jornadas que hay algún ápice de ganancias.

Rupturas alcistas

El oscilador de volumen nos puede ser de gran ayuda para ver un cambio de tendencia. Concretamente, cuando el activo cotizada está sufriendo una tendencia bajista, podremos saber que estamos ante una posible reversión cuando hay una jornada en la que registra ganancias y el oscilador de volumen sube, lo que significa que inversores están comprando de forma fuerte, ya que piensan que el activo está a un precio adecuado para obtener unas ganancias interesantes en el medio y largo plazo. Por el contrario, cuando una cotización está en una tendencia alcista y vemos un día negativo con incremento en el oscilador, podremos captar que el mercado está iniciando una tendencia bajista, ya que muchos inversores han decidido vender al llegar a un precio alto.

Por último, también se pueden ver momentos de rupturas alcistas o bajistas en los gráficos tras una consolidación o detectar los soportes y las resistencias del activo cotizado, ya que son momentos en los que el volumen tiende a subir con respecto a la media, algo que influye directamente al oscilador de volumen.

Deja una respuesta

Últimas Publicaciones