¿Están los mercados preparándose para una corrección en sus niveles de cotización?

Corrección del mercado

El temor a una corrección grave en la renta variable del mundo siempre está a la vuelta de la esquina. Este hecho siempre sobrevuela entre los inversores debido a que siempre hay un motivo para vender despavoridos al predecir un posible techo en el mercado.

Los últimos meses han estado predominados por el miedo al COVID-19, a la no funcionalidad de sus vacunas y a unas nuevas variantes mucho más peligrosas que la inicial.

¿Es el COVID-19 el nuevo motivo para iniciar un mercado bajista?

Los malos datos de la variante Delta en muchos países orientales donde la vacunación no está tan avanzada como en Occidente están provocando subidas importantes en los nuevos casos registrados.

Los países asiáticos y pacíficos están sufriendo con la nueva variante, promoviendo nuevos cierres en casa y paradas industriales. Cabe destacar que Europa y Estados Unidos también han sufrido un incremento importante en los casos, aunque mucho menor que en las anteriores olas gracias a la efectividad y la puesta masiva de las vacunas de Pfizer y Moderna.

El COVID-19 fue el motivo principal para justificar las caídas estrepitosas del mercado de valores en marzo de 2020, aunque parece que actualmente no pudiera ser un hecho tan relevante como para volver a sufrir un crack bursátil gracias al triunfo de las vacunas contra el virus.

Los cuellos de botellas en el comercio respaldan la subida continua de precios

Los contenedores marítimos han subido su costo en un 500% durante los últimos meses debido a las altas demandas por parte de los países importadores. Cabe destacar que tras los confinamientos, los consumidores han salido de sus casas con ganas de gastar, provocando un cuello de botella muy importante en las rutas marítimas que transportan contenedores cargados de productos manufactureros producidos en los países asiáticos. Este hecho ha provocado una subida importante en los precios al consumidor, ya que las empresas no han podido soportar en numerosas ocasiones los costos ocasionados, teniendo que incremento el valor que pagan los compradores.

A todo esto hay que unir los cierres económicos en estos países debido al incremento de coronavirus, algo que también ha provocado cuellos de botellas en las fábricas. Concretamente, los productos de contenedores marítimos para el transporte de mercancía han cancelado la lista de espera de pedidos por el gran cúmulo de trabajo que han sufrido durante los últimos meses.

Este hecho podría provocar una corrección en el mercado del comercio y una oportunidad para la logística marítima. Sin embargo, parece algo temporal que se irá solucionando conforme se vayan tranquilizando las compras de los consumidores en tiendas físicas, aunque una posible solución sería descentralizar la manufactura asiática y diversificarla a un costo óptimo para las empresas y repartirlas por los diferentes continentes físicos.

China se ha tranquilizado tras su política de acoso y derribo a sus sociedades cotizadas

Recientemente, hubo una corrección severa en las acciones con sede en China y Hong Kong debido a la ráfaga de regulaciones emitidas por funcionarios asiáticos en relación con la seguridad nacional y el plan quinquenal.

Cabe destacar que durante los últimos meses ha habido un acoso y derribo fuera de lo normal contra las principales tecnológicas del país, como son Alibaba, Tencent, etcétera. Asimismo, el desencadenante para que las cotizaciones se derrumbaran fue que anunciaron la expropiación del negocio educativo debido a su alto coste para las familias, algo que estaba provocando envejecimiento poblacional, yendo por un camino en el cual no conseguirían los objetivos del plan quinquenal en esa línea.

Este hecho provocó una severa corrección en las acciones de empresas chinas. Cabe destacar que históricamente las empresas asiáticos tienen unos ratios de valoración más bajos debido a los riesgos extras que tiene invertir en ellas.

La alta y continua inflación de implanta en las economías domésticas

La inflación ha crecido recientemente hasta niveles históricos debido a los cuellos de botellas producidos en las ofertas comerciales y la continua impresión de dinero por parte de los bancos centrales para disminuir significativamente la deuda de los estados, perjudicando estrepitosamente de sus actos al consumidor medio. Este hecho ha provocado que el crecimiento de en algunos países comience a desacelerar debido al incremento unánime en los productos de consumo.

Cabe destacar que la Fed estadounidense está avisando de un futuro Tapering en respuesta a la subida del IPC. Sin embargo, la economía de las casas estadounidenses ha bajado recientemente, por lo que la posible recuperación en V de la que tanto se ha hablado podría comenzar a ser un problema.

Este hecho podría ser un motivo de una severa corrección en los mercados, ya que la economía podría perder fuelle próximamente y sufrir un descenso en sus niveles, provocando pérdidas en las empresas y en la economía.

Afganistán

Afganistán vuelve a caer en manos de los talibanes tras veinte años con Estados Unidos al mando

Estados Unidos y varios países occidentales decidieron realizar una misión social en Afganistán, país liderado por los talibanes. Cabe destacar que tras veinte años, la capital y el estado ha caído en manos de los extremistas islamistas talibanes tras el anuncio de Joe Biden de abandonar el país antes de que finalizara agosto. Este hecho ha provocado un gran revuelo internacional al seguir la decisión norteamericana e iniciar los viajes de occidentales hacia fuera de las fronteras afganas después de la conquista talibán de Kabul el domingo.

Este hecho tiene especial sensibilidad entre la población occidental debido a los múltiples ataques islamistas en las capitales de países europeos y en Estados Unidos. Cabe recordar que el atentado del 11 de septiembre de 2001 produjo una pérdida del 4,22% en el S&P 500, aunque la principal referencia norteamericana venía ya de una tendencia bajista iniciada en el culmen de la burbuja de las puntocom. Asimismo, esta tendencia se mantuvo durante varios años, por lo que el atentado simplemente sirvió de un ruido extra a las valoraciones exigente del mercado.

Y ahora, ¿hay que esperar realmente una severa corrección?

Una corrección futura siempre sobrevuela la renta variable del mundo. Cabe destacar que los miedos actuales siempre están presentes en el mercado, aunque esta vez podrían venir con más miedo debido a que el COVID-19 ha ocupado la mayoría de preocupaciones durante los últimos meses.

Asimismo, el hecho más preocupante para los inversores podrían ser la disminución en la compra de activos por parte de la Fed y la subida de la inflación, dos datos que provocarían cambios sustanciales en la economía para ralentizarla. No obstante, la continua subida de inflación no sería nada positiva para el consumidor, ya que continuaría perdiendo poder adquisitivo mientras que las empresas minoristas y mayoristas de productos perderían dinero debido a que sus ventas y beneficios caerían.

Por otra parte, el ruido de China y Hong Kong ocurrió hace ya algunos años con la guerra comercial que lideraba Donald Trump contra Xi Jimping, algo que acabó por no ser nada más allá que intereses estatales. En cuanto a Afganistán, económicamente hablando no genera preocupaciones, aunque se podría considerar un lugar estratégico geográfico estatal de occidente. Sin embargo, el una guerra geopolítica que lo único que crea es ruido en un mercado suficiente susceptible a los miedos.

Deja una respuesta

Últimas Publicaciones