Construcción de cartera

¿Cuántas posiciones debo llevar en mi cartera? ¿Qué peso le doy a cada una? ¿Diversifico o concentro?… Son algunas de las preguntas que todos nos hacemos. Vamos a intentar resolver algunas de esas dudas.

La diversificación de la cartera es un aspecto de la inversión que es muy subjetivo y que depende de muchos aspectos que están ligados a cada persona. Por ejemplo, depende de:

  • El estilo de inversión del individuo (largo plazo, swing trading, trading diario, etc…).
  • La aversión al riesgo que tenga el inversor.
  • El nivel de conocimiento de los activos en los que se invierte.
  • La posibilidad de necesitar el capital a corto plazo.

Por lo tanto, es muy difícil generalizar en este tema y cada uno debe finalmente decidir por si mismo o consultar con un asesor financiero.

En cualquier caso, como orientación, os vamos a proporcionar una guía basada en la experiencia de muchos años de los miembros del equipo BolsaZone.

En BolsaZone pensamos que lo correcto es diversificar la cartera de renta variable entre distintos activos, para así reducir el riesgo.

Los problemas de la concentración

El tiempo nos ha demostrado que incluso cuando se conocen muy bien las empresas y se hace un trabajo profundo, pueden surgir dificultades inesperadas con alguna de las empresas en cartera. Pongamos algunos ejemplos:

  • Pescanova: empresa en crecimiento, en un sector en crecimiento, las ventas aumentaban, los beneficios también, invertía para seguir creciendo, los ratios de valoración eran muy razonables, estaban en la empresa algunos de los considerados mejores fondos de inversión españoles, auditores de reputación, etc… Sin embargo, de la noche a la mañana, surgieron a la luz una serie de problemas que habían estado escondidos por prácticas contables de dudosa reputación. Las acciones cayeron un 90%.
  • ENCE: empresa española que también venía mejorando sus ratios fundamentales y que parecía estar a buen precio. En poco tiempo, un problema legal pone en duda la posibilidad de mantener abierta su planta principal en Pontevedra. El precio de la acción de desploma un 50%.
  • ENRON: gran conglomerado americano, con muchas filiales, que también era considerada una buena empresa en la que invertir… Se descubrió un gran fraude contable que hizo que la empresa desapareciese e incluso sus auditores (Arthur Andersen) tuvieron que cesar sus actividades.

En cualquiera de esos casos, si un inversor hubiese tenido un gran porcentaje de su capital en esas empresas (100%,50%,30%,20%), se hubiese encontrado con una gran pérdida al día siguiente.

Por lo tanto, en BolsaZone no somos partidarios de invertir más de un 10% de nuestro capital en una sola empresa, para evitar ese tipo de riesgos. Desde ese punto de vista, pensamos que la cartera debe tener como mínimo 10 activos. ¿Pero dónde está el máximo por el otro lado?

Los problemas de la diversificación

Ahora nos vamos a ir al otro extremo. Si se invierten en muchos activos (por ejemplo 50,100,…) nos encontramos con otros problemas:

  • Es difícil hacer un seguimiento de tantas empresas (noticias, resultados trimestrales, conocimiento del sector, compraventa de insiders,…).
  • Cuánto más diversificación, más costes de mantenimiento y compraventa.

¿Cuántos activos debería mantener en situación óptima?

La solución ideal está en el punto medio entre esos dos extremos (alta concentración, alta diversificación) que hemos descrito. Pensamos que la cartera ideal debería tener un mínimo de 10 y un máximo de 30 activos. Por ejemplo, si mantenemos una cartera de 15-20 activos, en el caso de que uno de ellos quiebre y perdamos todo con ese activo en concreto, tendremos otros 14-19 activos en cartera para recuperar esas pérdidas. Al mismo tiempo, hacer un seguimiento de 15-20 empresas es una tarea que se puede acometer por un inversor medio.

¿Qué peso darle a cada activo?

Pongamos que tenemos una cartera de 20 activos. Si tuviéramos igualdad de pesos, le estaríamos dando a cada uno un peso del 5%.

Sin embargo, la situación óptima es darle un poco más de peso a los activos de menos riesgo y mayor convicción (activos del tipo “Cimientos de la Cartera”) y un menor peso a los activos de más riesgo (empresas en situación de reconversión, con deuda elevada, etc…).

Por ejemplo, una cartera podría tener algunas de la empresas “Cimientos de la Cartera” o con características similares con pesos del 6-9% cada una y sin embargo tener empresas más arriesgadas con un 1-4% del capital.

Cuánto más riesgo se perciba (nivel de endeudamiento alto, tamaño pequeño de la empresa, riesgos de competencia, riesgos regulatorios, valoraciones elevadas etc…) menos peso se le debería dar en cartera.

Cuánto más conocimiento y convicción y menos riesgo percibido, mayor peso se le debe otorgar.

Las ideas que Bolsazone te va presentado tanto en Cimientos de la cartera, como IPOs, como alertas… te servirán como base para ir eligiendo los activos que más te gustan según tu situación (capital disponible, aversión al riesgo, estilo de inversión,…).

Cuidado con los sectores/tipos de activos

Un tema a tener en cuenta es el tratar de evitar la concentración en un sector o en un tipo de activos. Por ejemplo, si hemos propuesto como idea de inversión un activo tipo REIT del sector de centros comerciales y tras analizar la idea has decidido comprarla, quizás no sea una buena idea si a los dos días proponemos otro REIT, comprarlo también, porque se estaría concentrando el riesgo en un sector.

¿Y si tengo poco capital para empezar?

Uno de los principales problemas de los capitales pequeños es que, si se compran posiciones pequeñas, los gastos fijos de las transacciones se pueden comer una gran parte de la rentabilidad. Eso ocurre sobre todo si se trabajan con brókers tradicionales con comisiones altas, pero trabajando con brókers baratos como IB o Degiro con comisiones bajas, ese problema se reduce mucho y se puede conseguir también una diversificación razonable, aunque sea cercana a los 10 activos.

¿En la práctica, cómo funciona?

En la práctica, teniendo en cuenta por ejemplo el tener como objetivo llegar a unas 20 empresas, para la mayoría de las ideas de inversión para un inversor medio, lo lógico es que el capital que se dedique a esa empresa esté por debajo del 5%, salvo que estemos hablando de una empresa tipo “Cimientos de la Cartera” en un momento en que esté muy barata (por ejemplo tras una corrección del 20% como las que se produjeron con el COVID19) y que por lo tanto, merecería, lógicamente, un peso superior a la media de la cartera.

Deja una respuesta

Últimas Publicaciones