¿Cubrir el riesgo divisa?

¿Qué es el riesgo divisa?

El riesgo divisa representa el impacto que tienen las fluctuaciones de los tipos de cambio sobre el valor de los activos cotizados en divisa extranjera. Los parámetros de tu cartera afectados por este riesgo son la rentabilidad y la volatilidad.

Impacto del riesgo divisa en la rentabilidad

Cuando invertimos en activos cotizados en divisa local, su rentabilidad depende únicamente de la evolución de su precio. Sin embargo, al invertir en activos cotizados en divisa extranjera, la rentabilidad dependerá de la evolución de los activos y del tipo de cambio.

Si la divisa extranjera se aprecia respecto tu divisa local, la rentabilidad de tus activos en el extranjero aumentará. En cambio, si se deprecia, la rentabilidad disminuirá.

Rentabilidad activos extranjeros = Rentabilidad del activo + Rentabilidad del tipo de cambio

¿Cómo cubrir el riesgo divisa?

Hay varias opciones y todas tienen sus inconvenientes:

Opción 1 – Invertir solamente en acciones denominadas en euros

Algunos inversores, para no exponerse al riesgo divisa, simplemente deciden invertir en acciones de la Zona Euro.

Esta estrategia tiene sus inconvenientes:

  • Se reduce posibilidad de diversificar las inversiones, concentrando el riesgo.
  • Se pierde la oportunidad de invertir en EEUU, país en el que se encuentran algunas de las mejores empresas del mundo.
  • En realidad, no está exento de riesgo divisa totalmente, porque algunas de las empresas europeas venden sus servicios o productos en multitud de países y facturan en las divisas de esos países, lo que luego se traduce a euros. Por ejemplo, el Banco Santander, a pesar de cotizar en Europa en euros, tiene una gran parte de su negocio en Brasil y le afecta negativamente en los resultados cuando la divisa brasileña cae con respecto al euro.

 

Opción 2 – Tomar directamente la posición contraria en el mercado de divisas

La estrategia puede ser tomar directamente la posición contraria en el mercado de divisas al contado. Por ejemplo, si se quiere cubrir una posición de 10.000 dólares en acciones de Apple, se podría hacer comprando en corto otros 10.000 dólares (es decir, se compra el par EURUSD). En concreto, si la compra es por valor de 10.000$, la compra de la divisa eur/dólar es por los euros que estás comprando no por los dólares, sería 10.000$ dividido entre tipo de cambio del día (pongamos 1.20) y eso da los euros a comprar en el par euro/dólar ( 8.333 euros ) . Sería compra del par euro/dólar por 8333 y  deshacer cuando se venda la acción . En la fecha de venta de las acciones, se cierra la posición en el EURUSD). A esa fecha, si el dólar se ha depreciado un 5 por ciento, las pérdidas en la cartera de renta variable por el efecto del tipo de cambio serán compensadas por las ganancias de comprar dólares un 5 por ciento más barato de lo que (previamente) se ha vendido.

No obstante, si sucede lo contrario, y el dólar gana terreno, ocurrirá a la inversa exactamente, se ganará al cambiar la cartera lo que se pierda en forex, siempre y cuando la fecha de vencimiento sea la misma. El coste de esta operativa será la comisión que cobre el bróker.

La desventaja es que se necesita un montante igual al que se quiere cubrir y por lo tanto, tenemos ese dinero estacionado sin generar rentabilidad.

Además, hay que añadirle otra complejidad que es la protección de la divisa de las plusvalías latentes. Si se empieza con una posición en acciones de Apple igual a 10.000 USD y esa posición se va apreciando porque sube el precio de la acción y vamos por 15.000 USD, entonces, para ser estrictos también habría que proteger los 5.000 USD de plusvalía.

Una variante de esta opción 2, si se quiere evitar tener el dinero parado, se puede hacer la operación de cobertura pero con apalancamiento, con un crédito del bróker. La consecuencia es que el coste será mayor, ya que a lo citado anteriormente, se añade la comisión del crédito y los intereses del mismo.

Opción 3 – Contrato Forward

Para no desembolsar la misma cantidad que se quiere cubrir sino sólo una parte, el inversor puede recurrir a un forward, que es un contrato a medida (no un producto cotizado) entre una entidad intermediaria y un cliente, que obliga a una de las partes a comprar y a la otra parte a vender una cantidad específica de un activo a un precio determinado, en una fecha específica en el futuro.

Los costes suelen ser elevados y dependen de cada intermediario. Existen los explícitos, por ejemplo, la comisión de mantenimiento o la de liquidación, y los implícitos, como el spread, que es la diferencia entre el precio al que podemos comprar y el precio al que podemos vender un activo en un momento determinado, en función de las posiciones de oferta y demanda. Cuanto mayor sea este spread, superior es el coste de la cobertura.

Inconvenientes: dificultad de contratación y costes.

Opción 4 – Dólares prestados en Interactive Brókers

En Interactive Brokers permiten invertir en acciones en dólares teniendo la cuenta en moneda base euros y sin cambiar divisa. Quizás exista esa opción en otros brokers.

Para ello, el broker te presta los dólares necesarios para comprar las acciones, contra tus euros como garantía. Al vender las acciones, devuelves los dólares prestados sin que te haya afectado el cambio divisa.

Esto se hace automático y evita el riesgo divisa. Y es más sencillo que andar comprando y vendiendo eurodoláres en el Forex. Aunque el broker cobra una cantidad por ese préstamo de dólares, aproximadamente interés de referencia 1,56% anual. De todos modos, la cobertura en el Forex va  a tener también un coste parecido.

La única pega es que Interactive brokers es multidivisa, es decir, aunque tu moneda base sea euro, puedes tener también dólares, que lógicamente están expuestos al riesgo divisa. Si inicialmente sólo tienes Euros, los dólares que aparecen en la cuenta vendrán de las ventas de acciones americanas con beneficios.

Las posiciones que cierras te dejan el beneficio en dólares. Y las posiciones con pérdidas, te restan dólares. Por tanto hay que vigilar en la cuenta la cantidad neta que tienes en dólares, y convertirla  periódicamente a euros si quieres evitar al 100% el riego divisa.

Inconvenientes: coste del tipo de interés.

Ventaja: Sencillez.

La mejor opción si quieres cubrir.

 

Conclusión. ¿Qué hacemos los miembros de BolsaZone?

Como podemos observar, todas las opciones tienen inconvenientes importantes: reducción de diversificación, capital estacionado sin invertir, costes de crédito, costes de spread, etc….

Además en el largo plazo diversos estudios han demostrado que las políticas monetarias acaban produciendo un juego de suma cero que diluye el riesgo divisa. En ese caso, la cobertura de divisa es un coste prescindible para nuestra cartera.

A eso hay que unirle, que se produce una cierta cobertura natural en el largo plazo, porque muchas de las empresas en las que invertimos en EEUU, cotizan en USD, pero venden sus productos y servicios en el resto del mundo, de forma que, si el USD cae con respecto a las divisas, los beneficios en USD de la empresa van a aumentar.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, en Bolsazone, ningún miembro tiene cobertura del riesgo divisa. Lo que sí hacemos es que, para evitar continuos cambios de moneda, para la parte de EEUU, tenemos nuestras cuentas directamente en USD en Interactive Brokers.  Otros brókers, tienen cuentas multidivisas (por ejemplo Renta 4)  y así se evita el 1-2% que carga el bróker en el spread de cada transacción de compraventa.

La opción 4 que usan muchos usuarios es muy interesante, sería la mejor opción para los que quieran cubrir. 

Deja una respuesta

Últimas Publicaciones