Libro: El Fabuloso Mundo del Dinero y la Bolsa

Andre Kostolany, es uno de los más afamados y reputados especuladores en bolsa. Y, sobre todo, más consistente. Si a esto tenemos en cuenta los mercados bajistas, es quizá de los mas completos, si no el que más.

En este libro de André Kostolany no se van a encontrar técnicas específicas de inversión, no es un libro técnico. No se va a encontrar ni un solo número, salvo alguna que otra fecha. El libro nos ofrece un panorama introductorio al mundo de la bolsa; está escrito de manera muy amena, con muchas anécdotas para los iniciados y los que no los son tanto. Qué es el mercado de valores. Los tipos de mercados. La lucha entre los toros y los osos. Como especular…

Entenderás qué son las burbujas en la bolsa, la psicología que existe en los mercados, la psicología de masas, entre otros muchos conceptos. No es un libro técnico sobre cómo operar en el mercado de valores, sino más bien nos explica lo que ha pasado en ciertas etapas de la historia y cómo se ha comportado la bolsa. Mediante pequeños relatos personales el autor nos va desgranando los factores que influyen en los precios de los distintos activos financieros. De esta manera, nos va relatando la historia de la bolsa europea en el siglo XX.

Encontrarás es un libro muy ameno, incluso divertido en determinados momentos, lleno de consejos y anécdotas sobre la relación de las personas con el dinero y la bolsa. La lectura de este libro es obligada para todos aquellos inversores que se tomen en serio los mercados. Kostolany intenta explicarnos, con mucho acierto, en mi opinión, la psicología que hay detrás de la bolsa y de los propios inversores. Muchos lo han definido como un libro de culto y no es para menos. Es un libro de cabecera, una guía para economista neófitos y profesionales, que seguramente halla que volver a releer e incluso tomar más de un apunte.

Contenido del libro

La Bolsa es mi vida
Sobre la lluvia y el buen tiempo
La Bolsa: elixir vital de los grandes del mundo
La caprichosa lógica de la Bolsa
La influencia del tipo de interés y de las decisiones gubernamentales
Inflación y Bolsa
La influencia de la política de impuestos y de la política monetaria
Fases de los movimientos cíclicos en la Bolsa
El camino del éxito: actuar contra los ciclos
Quien adora pequeñeces no se merece grandezas»
El especulador: estratega a largo plazo
Expertos y milagreros
¿Cuál es el valor de las informaciones de primera mano?
Los gráficos: la curva febril de una acción
Mala información, malos resultados»: sobre el ordenador en la bolsa
Boom» y bancarrota: una yunta inseparable

La Historia de la bolsa es tambien mi historia

América pagara… la catástrofe de 1557
La catástrofe de los tulipanes en el siglo XVII
Amsterdam, la primera de las Bolsas modernas
La bolsa de Londres: centro neurálgico de un imperio inconmensurable
El Bernie Cornfeld del siglo XVII: John Law
Hacia la primera revolución industrial
El viernes negro de 1869 catástrofe bursátil en Nueva York
Mirando atrás: el siglo XIX. Los primeros tiempos

Cuando Saulo se convierte en Pablo

Los inquietos años veinte del mundo occidental
El jugador a la baja afortunado
¿Reír cuando los demás lloran?
Bolsista y además músico»
El dinero es perecedero; el arte, eterno

Bolsa Y pasión

Un amor pasajero
Una comedia divertida
Lo que las mujeres tienen que saber de la Bolsa
Los héroes de la Bolsa

El fabuloso mundo de la bolsa y dinero

Preludio al día de hoy: aventuras en la Bolsa de París 1939-1940
Nubes de tormenta sobre el fabuloso mundo
La divisa: espejo de nuestras virtudes y vicios
Especulaciones para la protección de la fortuna
Cuando los bancos vuelvan a ser cafés
¿Quién protege a quién contra quién?
Los paraísos fiscales, las jaujas de nuestros días
Sobre los negociantes «visionarios»:Dios mío, cuanto trabajo!
El camino hacia el minicapitalista: participación en trusts de inversiones
Cuando ríe el director de un fondo de inversión, lloran sus clientes
Engaño en la Bolsa con los consorcios mixtos
Off-shore-fonds, made for Germany
Cómo se engaña al público
Sociedades amortizadoras «made in Germany»
Quousque tandem, Catilina Abutere Patientia Nostra
Complicidad por ignorancia
El mundo libre: casino de juego de los traficantes de divisas
David» Kostolany contra «Goliat» Dresdner Bank
Mama Marx admiraría a los norteamericanos
Ésa fue sólo la primera jugada
América, no me olvides!
¿Sobrevivirá el fabuloso mundo?

MI IMPERIO, EN EL QUE —ASÍ LO ESPERO— NUNCA SE PONE EL SOL

La Bolsa como pasión
Esa Bolsa perversa
Sobre los visitantes y los especuladores al día de la Bolsa
Los espectadores ocasionales de la Bolsa
La niña de mis ojos: la Bolsa de París
Las Bolsas extraeuropeas
Barbara Silbiger: la pitonisa de Hungría
Mi reducido círculo de los últimos mohicanos
La Bolsa: un imperio en el que —así lo espero— el sol no se pondrá jamás
Apéndice
Siempre hay que tener miedo, pero nunca aterrarse: pequeño catecismo de la Bolsa,
por André Kostolany
Diez mandamientos
Diez prohibiciones

 Si hay que comer carne de cerdo, que al menos sea de la mejor calidad.

-André Kostolany-

Deja una respuesta

Últimas Publicaciones