El hidrógeno verde: una apuesta de futuro para salvaguardar el planeta

El hidrógeno verde: una apuesta de futuro para salvaguardar el planeta

Alberto Díaz

El hidrógeno es el elemento químico más abundante del universo, posee un alto poder energético y no libera contaminantes. Sin embargo, su producción es muy costosa, puesto que, al no encontrarse aislado, debe separarse de otras moléculas.

Uno de los procedimientos utilizados para la producción es la electrólisis, que consiste en producir una corriente eléctrica para dividir el agua en hidrógeno y oxígeno. Asimismo, se obtiene el hidrógeno verde, que es completamente sostenible. Cabe destacar que este método supone una alternativa a la obtención del hidrógeno convencional, si bien más ecológica, mucho más costosa.

¿Estamos ante un producto químico que solucionará la contaminación?

El combustible se puede utilizar para almacenar o producir energía, para crear materias primas o productos químicos, para refinar metales y en aplicaciones agrícolas, como los fertilizantes. Además, puede ser quemado directamente en sustitución del gas a nivel industrial o urbano, o en celdas de combustible de transporte, como automóviles o trenes. Asimismo, podría extenderse su uso al transporte marítimo, la fabricación de hierro y acero, o a la calefacción de edificios. No obstante, su almacenamiento y transporte entrañan dificultades y riesgos, ya que ha de ser comprimido para moverlo y es altamente inflamable.

Mercado potencial, ¿por qué hay que recortar los gastos en el costo del hidrógeno?

Algunas petroleras como Repsol, BP y Shell ya han lanzado proyectos que apuestan por la fuente de energía, al igual que la Unión Europea, que se ha comprometido a invertir 430.000 millones de dólares para lograr el objetivo de conseguir ser climáticamente neutral en 2050. Por su parte, Estados Unidos pretende que en un plazo de diez años este combustible se pueda obtener al mismo precio que el hidrógeno negro y pueda utilizarse para el funcionamiento de algunas centrales eléctricas.

Aunque en la actualidad no resulta rentable en comparación con otros combustibles como el petróleo o el gas, los analistas prevén que pueda competir con las energías no renovables en 2030, y el banco de inversores Goldman Sachs estimó a finales del año pasado que la industria del hidrógeno verde alcanzará un valor de 11 billones de dólares en el año 2030. Por lo tanto, no se trata únicamente de lograr una energía limpia, sino también de obtener un combustible competitivo en el mercado.

En este sentido, el proyecto Green Hydrogen Catapult pretende reducir los costos del hidrógeno verde y conseguir que la industria se multiplique por cincuenta en no más de seis años. Los países que lideran los proyectos más ambiciosos son Australia, Países Bajos, Alemania, China, Arabia Saudita y Chile.

Mercado potencial hidrógeno

La mayoría de estos proyectos está en ciernes y pendientes de financiación por parte del gobierno para hacerse realidad. Si esto ocurre, como se prevé, el sector experimentará un crecimiento aún mayor del que ya se ha observado en 2020.

El Bank of America estima que en 2050 el hidrógeno verde habrá absorbido un 25% del negocio actual del petróleo y del gas. Teniendo en cuenta que hay muy pocas empresas especializadas en este combustible, las expectativas financieras son muy elevadas. Una de ellas es Ariema, que también asesora el primer fondo orientado al hidrógeno: Renta 4 Megatendencias Fi Ariema Hidrógeno y Energías Sostenibles. Éste obtuvo en un año una rentabilidad del 139,7%. Su estrategia se basa en la inversión en empresas cotizadas con tecnología propia que venderán los equipos a otras compañías que quieran llevar a cabo instalaciones.

Linde plc

Linde plc es una compañía estadounidense clave para el mercado del hidrógeno, ya que cuenta con varias decenas de plantas especializadas en la electrólisis y más de dos decenas de estaciones dedicadas al combustibles. Cabe destacar que la firma lidera la producción y el almacenamiento en todo el mundo al contar con uno de los mejores sistemas para poder distribuir el hidrógeno.

La firma norteamericana reportó unos ingresos de 28,22 billones de dólares, que equivalen a un aumento del 90%, mientras que el BPA aumentó en un 18% hasta los 7,34 $. Por otra parte, la empresa descendió en un 3% la facturación hasta los 27,24 billones de dólares con un BPA de 8,23 $, que avanzó un 12%. En cuanto a las estimaciones, los analistas esperan unas ventas para 2021 de 329,16 billones de dólares con unas ganancias accionariales de 9,90 $ mientras que para el ejercicio fiscal de 2022 piensan que podrían conseguir unos ingresos de 30,56 billones de dólares y un BPA de 10,82 $.

Iberdrola S. A.

Iberdrola S. A. es la compañía que lidera el índice de referencia español, el Ibex 35, y una de las energéticas globales más influyentes del sector. Cabe destacar que la junta directiva también ha decidido realizar una apuesta por la transformación energética al construir la mayor planta europea de hidrógeno, situada en Puertollano. Asimismo, la sociedad cotizada ibérica realizará una cuantiosa inversión desde su etapa inicial hasta el año 2027 para lograr liderar la industria en el viejo continente.

La empresa del índice español expuso una facturación de 40,87 mil millones de euros, que corresponde a un aumento del 1,7%, con un BPA de 6,12 €, que equivale a una aceleración del 2,7%. En cuanto al ejercicio fiscal de 2020, la junta directiva reportó unas ventas de 40,48 mil millones de euros al descender un 0,95% y un BPA creciente en un 2,7% hasta los 6,29 €. Por otra parte, el consenso financiero espera unos ingresos de 45,09 mil millones de euros con unas ganancias accionariales de 6,45 € para todo el año 2021 mientras que el ejercicio fiscal de 2022 podría tener unas ventas de 48,76 mil millones de euros y un BPA de 6,63 €.

L’air Liquide S. A.

L’air Liquide S. A. es una empresa francesa que lidera el mercado de los gases, la tecnología y los servicios en el mundo, ya que tiene presencia en más de ochenta países. Además, tiene un negocio muy diversificado, aunque más del 90% de la facturación proviene de los gases y todos los servicios que ofrecen relacionados con la industria. Por otra parte, están concienciados con la descarbonización y la evolución del hidrógeno en los combustibles del futuro, ya que tienen numerosas estaciones de carga y proyectos para descontaminar la movilidad en China.

Los resultados empresariales del año 2019 fueron una facturación de 24,58 mil millones de euros al aumentar un 2% y unas ganancias accionariales de 5,34 € tras crecer en un 3,6%. Por otra parte, el ejercicio fiscal de 2020 vino con una aceleración del 1,79% en las ventas hasta los 25,02 mil millones de euros y un avance del 18% en el BPA hasta los 6,31 €. En cuanto a las estimaciones, los profesionales de las finanzas ven unos ingresos de 26,18 mil millones de euros y un BPA de 7,50 € mientras que el 2022 podría venir con una facturación de 27,58 mil millones de euros y unas ganancias accionariales de 8,23 €.