¿Hay que preocuparse por la posible lateralidad del mercado durante los próximos meses?

Los últimos días de abril estuvieron marcados por las devaluaciones en la mayoría de los índices bursátiles del mundo. No obstante, el cuarto mes del año ha cerrado al alza con revalorizaciones importantes en algunos índices de Estados Unidos.

Los mercados asiáticos y Australiano han concluido los días pasados en tono mixto con predominio de las pérdidas. Por otra parte, los índices europeos cerraron el viernes una semana también mixta aunque marcada por las ganancias en varias referencias. Por último, la bolsa norteamericana ha registrado pérdidas durante los últimos días de abril.

Una última semana marcada por las pérdidas generalizadas

El S&P/ASX 200 australiana ha cerrado con una pérdida del 0,49% y el Hang Seng hongkonés ha bajado un 1,39%. En cuanto a los índices de China, el Shanghai se ha devaluado un 0,79% mientras que el SZSE Component ha ganado un 0,60%. Por otra parte, el Nikkei 225 nipón ha retrocedido un 0,72%.

El DAX alemán ha descendido un 0,94% mientras el IBEX 35 español ha avanzado un 2,28%. Sin embargo, el Euro Stoxx 50 se ha depreciado un 0,96%. En cuanto a París y a Londres, el Cac 40 ha ascendido un 0,18% con un FTSE 100 subiendo un 0,45%.

El DJIA ha bajado un 0,50% durante los últimos días de abril tras cerrar el pasado viernes en la zona de los 33.874,85 puntos tras registrar unos máximos semanales en el entorno de los 34.148,98 puntos. Por otra parte, el mes de abril ha concluido con una revalorización del 2,71%. Cabe destacar que la distancia a la media semanal de diez está a una distancia de 2,70% y la línea de cuarenta semanas está a una lejanía del 13,60%. Asimismo, los últimos días de abril han servido para reducir estos porcentajes y continuar acercándose a las medias para volver a tocarlas antes de poder volver al alza.

DJIA-S&P 500-Nasdaq

EL S&P 500 ha avanzado un 0,02% tras concluir el último día bursátil del mes en la zona de los 4.181,17 puntos. Por otra parte, ha registrado máximos históricos durante los días pasados en los 4.218,78 puntos. El cuarto mes del año ha cerrado con unas ganancias del 4,10%. En cuanto a sus medias, la línea de diez semanas se encuentra a una distancia del 4,10% mientras que la de cuarenta está a un 13,60%. Cabe destacar que la referencia ha recortado la distancia con sus medias tendenciales.

El Nasdaq ha bajado un 0,39% al cerrar en los 13.962,68 puntos. Sin embargo, ha registrado unos máximos históricos tras varios meses en los 14.211,57 puntos. Asimismo, ha conseguido elevar su valorización en un 5,40% durante todo el mes de abril. Por otra parte, la media semanal de diez está a un 3,30% mientras que la línea de cuarenta semanas se encuentra a una distancia del 12,30%. En cuanto a la lejanía, la referencia ha recortado en varios puntos la pequeña extensión que tenía.

Joe Biden y la FED han marcado la conclusión del mes

El lunes amanecía con la noticia del fin de semana donde se aceptaba la continuación de la vacunación con la dosis de Johnson & Johnson contra el COVID-19 tras los insignificantes porcentajes de personas que han sufrido trombos por culpa del vial.

El miércoles estuvo marcado por la conclusión de la reunión organizada por la Reserva Federal de Estados Unidos. Además, Jerome Powell dio una rueda de prensa donde mantenía los tipos de interés en los mismos niveles, comentó que la inflación subirá tras la reapertura de la economía aunque será algo breve y publicó las expectativas en el crecimiento del país. Por otra parte, Joe Biden hablaba ante los políticos del país para anunciar un nuevo proyecto de educación para continuar elevando el gasto de dinero en el comienzo de su legislatura. Además, recalcó la subida de impuestos y comentó que ”Wall Street no había construido el país”. Cabe destacar que la presidente de Estados Unidos no le preocupa en exceso las cotizaciones de la bolsa, como si ocurría con su predecesor.

Y ahora, ¿qué se puede esperar de la renta variable de EE. UU.?

Los índices no están mostrando la realidad del mercado completo, ya que ellos están en máximos o cerca y la mayoría de acciones se encuentran muy lejanas de sus precios récord. Además, no están liderando las cotizaciones ningún sector o industria concreta, ya que unos días suben y a las jornadas siguientes vuelven a perder la revalorización.

En cuanto a las referencias, les viene muy bien la lateralidad durante unos meses tras el rally que se marcaron en la conclusión de 2020 y el inicio de 2021. Igualmente, este tipo de renta variable siempre suele ocurrir al comienzo de los ciclos alcistas económicos, al igual que la subida de la inflación y los tipos de interés, que vendrán durante los próximos meses y años. Cabe destacar que no hay motivos para preocuparse por la situación actual, ya que el crecimiento en los ingresos y beneficios del primer trimestre están siendo muy buenos, lo que indica la salud de la economía. Además, la renta variable nos está dando la oportunidad de crear carteras para el ciclo económico alcista que viviremos durante los próximos años.