Los bonos estadounidenses comienzan a relajarse tras la recuperación de la renta variable

La semana bursátil concluye de forma óptima en los índices del mundo tras la volatilidad sufrida a finales de febrero y comienzo de marzo. Sin embargo, el Nasdaq, índices de referencia de Estados Unidos, ha tenido muchas fluctuaciones al alza y a la baja, lo que ha provocado que continúe la volatilidad, a pesar de cerrar la semana en positivo.

Las principales referencias norteamericanas han cerrado la semana en positivo, con dos de ellos registrando nuevos máximos históricos. Asimismo, parece que las semanas pasadas fueron una pesadilla nocturna más que una vivencia diaria.

Los máximos históricos vuelven al mercado tras la corrección

Los principales índices asiáticos han cerrado una semana en tono mixto. Por una parte, los índices de China (Shanghai y SZSE Component) y la referencia de Hong Kong (Han Seng) han cerrado la semana devaluando su precio de cotización. Asimismo, el índice nipón, el Nikkei 225, ha conseguido ganar más de 1000 puntos, mientras que el S&P/ASX 200 de Australia ha cerrado plano con unas pequeñas ganancias.

Las empresas europeas que componen los índices más importantes del continente han tenido una semana muy positiva. Asimismo, las referencias han cerrado en positivo, destacando las ganancias del CAC 40, revalorizándose un 4,6%. Por otra parte, la referencia londinense, el FTSE 100, ha registrado una revalorización del 2%, la más baja entre las principales bolsas europeas.

El DJIA continúa aprovechándose de la rotación hacia las empresas perjudicadas por el COVID-19, consiguiendo una revalorización semanal del 4,07%. Asimismo, la apertura del lunes, los 31.512,15 puntos, han sido los mínimos semanales. Por otra parte, el índice ha registrado máximos históricos el pasado viernes, en el nivel de los 32.793,32 puntos. Cabe destacar que concluyó la última jornada en los 32.793,32 puntos. La referencia norteamericana concluye una semana muy buena para sus empresas, que parece no haberle afectado la volatilidad de las últimas semanas. Sin embargo, se puede observar como se está alejando el precio del índice de las medias de 20 y 50 días, además de la línea de las 10 semanas. Históricamente, no suele permanecer mucho tiempo sin tocarlas, por lo que es posible que en los próximos días o semanas vuelva a los niveles correspondientes.

El S&P 500 cierra la semana con una revalorización del 2,64%, tras registrar máximos históricos el jueves en la zona de 3.960,27 puntos. Asimismo, comenzó el lunes abriendo en los 3.849,20 puntos, tocando los mínimos en los 3.819,60 puntos. Por último, cerró el pasado viernes en la zona de 3.943,34 puntos, a menos de 20 puntos de sus máximos históricos. La cotización del índice cierra separándose de la media de 20 y 50 sesiones. Sin embargo, los mínimos que tocó el lunes coincidieron con la línea de las últimas 10 semanas. Asimismo, puede que le quede recorrido al alza durante los próximos días y semanas hasta que vuelva a tocar estas medias, ya que siempre suelen actuar de resistencia y como comienzo de compra del inversor institucional.

El Nasdaq ha conseguido unas ganancias del 3,09% durante la semana al cerrar en los 13.319,87 puntos. Asimismo, comenzó el lunes abriendo en los 12.904,26 puntos, registrando máximos el jueves en los 13.433,62 puntos. La referencia estadounidense continúa intentando romper la línea de 10 semanas y de 50 días, que le está sirviendo como resistencia. Sin embargo, es realmente positivo que el índice continúe en estos niveles, ya que era necesario una consolidación lateral durante un tiempo. Por otra parte, cabe destacar que le está afectando la rotación de empresas. Asimismo, es posible que vuelvan los máximos históricos en próximas fechas, porque el fondo de mercado parece recuperarse y coger fuerza para el comienzo de un nuevo rally bursátil.

La ambivalencia de las vacunas y el conflicto del petróleo

El lunes comenzaba la semana con problemas provocados el petróleo. Asimismo, Arabia Saudi hizo una denuncia pública donde decía haber sufrido ataques contra las instalaciones de la compañía Saudi Aramco por un misil balístico. Por otra parte, el precio del petróleo ha perdido valor durante la semana a pesar de la noticia que saltó el lunes en la industria.

El miércoles vino encabezado por la subida en los precios de los bonos, provocando la bajada en las rentabilidades de los mismos después del rally sufrido en el mes de febrero. Por otra parte, se hicieron públicos los datos de entregas de coches eléctricos en China durante febrero. Los números indicaron un crecimiento de triple dígito en comparación con el mismo mes del año anterior.

Christine Lagarde y BCE

El viernes, el BCE hacía pública la compra de deuda europea como parte del plan de recuperación económica. Asimismo, cabe destacar que las subastas de bonos estadounidenses han comenzado a relajarse, lo que indica un menor miedo a la inflación futura.

Por último, $NVAX hizo público que su vacuna un porcentaje de eficacia del 96,4% frente al COVID-19, lo que hizo que su cotización subiera. La otra cara de la moneda viene de parte de la vial de AstraZeneca, ya que está provocando trombos en algunas personas. Sin embargo, se piensa que es problema del lote, aunque las investigaciones continúan abiertas.

Conclusiones de la semana, básico para poder decidir

La semana ha estado marcada, principalmente, por la recuperación en el DJIA y el S&P 500 al registrar nuevos máximos históricos. Sin embargo, el Nasdaq, que ha sido la referencia que peor lo ha pasado, continúa luchando con su línea de 50 días, aunque ha mostrado fortaleza durante la semana. Por otra parte, Europa ha tenido una semana bastante positiva, recogiendo ganancias superiores al 4% en la mayoría de sus índices. Sin embargo, Asia no ha encontrado la fortaleza de Occidente, ya que ha continuado a la baja.

La vela que ha dejado el Nasdaq en el gráfico semanal muestra fortaleza, aunque los próximos días serán clave para superar la media de 10 semanas. Sin embargo, el DJIA y el S&P 500 se han olvidado de las pasadas semanas y se han ido a máximos, aunque comienzan a separarse de las medias de 20 y 50 días, y la de 10 semanas. Igualmente, no es algo preocupante, ya que acaban de salir de una pequeña consolidación y están mostrando mucha fuerza los componentes que se han visto perjudicados por el COVID-19. Por último, cabe destacar que se espera una semana de continuación próximamente en los índices, con especial rendimiento del Nasdaq para poder recuperar lo perdido.